Una mujer va a tirar a la basura una bolsa con ositos de peluche y… ¡se encuentra un hurón dentro!

Una mujer estaba empaquetando un montón de juguetes viejos para deshacerse de ellos, pero antes los dejó apartados en su garaje. De vez en cuando tiraba alguna de estas bolsas, hasta que un día noto cómo se movía algo dentro de una de ellas. Alarmada, la mujer abrió la bolsa y encontró una cría de hurón. Estaba confusa pero a la vez se le veía cómoda entre los ositos de peluche.

En shock y perpleja pensando de dónde podía venir el hurón, la mujer enseguida contactó la RSPCA para pedir ayuda. La agente Kirstie Gillard fue a buscar al animal, y decidió llamar al pequeño hurón, marrón y blanco, “Honey”.

Huron Honey rescatado 1

“Creo que la mujer que encontró al hurón se quedó sorprendida al ver asomar la cabecita entre los ositos de peluche”. Informó Kirstie Gillard en un comunicado de prensa. “La pobre Honey quería que alguien le encontrara un hogar acogedor, obviamente”.

Honey fue llevada por la RSPCA a un centro de animales para ser supervisada y comprobar que estaba en buenas condiciones saludables, a pesar de pesar un poquito menos de lo recomendado. El personal en el albergue aprendió rápidamente que Honey no estaba acostumbrada a tratar con seres humanos, por lo que al principio se mostraba un poco nerviosa.

Aquellos que trabajaron con Honey querían encontrar una manera de calmar un poco los nervios del hurón…

… Así que decidieron que la caja de ositos de peluche donde la encontraron, sería el lugar idóneo.

Honey se encontraba muy a gusto en la caja de ositos de peluche antes de ser encontrada, así que el personal del albergue supuso que estaría cómoda en una caja de osos de peluche, y estaban completamente en lo cierto. Honey adora acurrucarse en la caja de osos de peluche y parece que así le parece un poco más acogedor su nuevo entorno.

Nadie sabe exactamente cómo llegó Honey a la caja de osos de peluche de aquel garaje, pero todo el mundo que la conoce está encantado de ayudarle a tener una segunda oportunidad y encontrarle una nueva familia.

“No sabemos si fue abandonada o si se escapó, pero no tenía microchip y ningún dueño la ha reclamado” dijo Gillard.

Honey estaría más cómoda en una casa con adultos o niños ya mayores, y podría convivir perfectamente con otros hurones. Le llevará algún tiempo acostumbrarse a interactuar con personas, pero la agente está convencida de que no tardará en ser un pequeño hurón feliz y segura de sí misma. Solo necesita un hogar donde le den mucho amor y cariño, y con suerte, una caja de ositos de peluche para jugar también.

Puedes leer la noticia original pulsando AQUÍ.

Deja un comentario